ERP para la gestión de empresas

Los ERP son aplicaciones hechas a medida para una empresa, permitiendo gestionar las actividades económicas de la empresa desde una visión global y estratégica, así como proporcionar información de lo que sucede durante los ejercicios y poder compararlos con ejercicios pasados, etc. Los ERP suelen crearse adaptados y personalizados para la empresa en cuestión ya que existen gran cantidad y variedad de módulos a incorporar en un ERP, sin embargo posiblemente la empresa no utilice o necesite todos ellos, por eso lo ideal es que esté personalizado para que el programa sea lo más eficaz posible. Además de personalizar el ERP, también se pueden personalizar los módulos añadidos según los gustos o necesidades de la empresa.

El objetivo del desarrollo de un ERP es la de incorporar en un único programa todas las tareas administrativas, así como otras ajenas que influyen también en la actividad empresarial, como almacén, comercial, mantenimiento, etc. Asimismo, el ERP debe poder mostrar una visión general y con perspectiva de la actividad de la empresa si un mando superior o gerente de la misma le echa un vistazo, para poder tomar decisiones acertadas.

El principal obstáculo que se presenta en las empresas a la hora de instalar un ERP es el precio de este programa y el tiempo de implantación que tiene el mismo; sin embargo, no siempre es así, siempre dependerá de la magnitud del negocio y del desarrollo que suponga.

Finalmente, aunque requiere de una inversión inicial, el ERP se ve rápidamente amortizado por la cantidad de tareas que puede desarrollar y automatizar, la reducción de tiempos en analizar y realizar informes de gestión y muchos otros beneficios; es por ello que cada vez son más utilizados por las medianas empresas.