La incorporación del software en la pyme española

La tramitación electrónica de documentos aporta grandes ventajas, como el ahorro de costes, pero en España todavía queda un largo camino por recorrer para su plena adopción, sobre todo en las pymes .

Las empresas cada vez inciden más en la necesidad de modificar sus procesos para hacerlos más rentables, por lo que estamos en el momento oportuno para dar paso al desarrollo de nuevas herramientas que reduzcan los costes de las empresas hasta en un 50 por ciento, incrementando a la vez la productividad y permitiendo lograr ahorros importantes con tiempos de implantación muy reducidos, sin necesidad de recurrir a costosas inversiones y sin ver mermadas las funcionalidades con respecto a una aplicación tradicional. La tramitación electrónica de documentos es una de las mejores opciones para alcanzar esa meta, por lo que IPSA ha reunido a unos 150 expertos en la materia para debatir sobre los retos y soluciones que han de asumir las empresas españolas.

Ya se está aplicando a todos los sectores la digitalización de documentos, ya sean de texto, imagen o audio, con el objetivo de transformar los procesos de negocios en automáticos para hacerlos más ágiles y seguros. Estas transformaciones en los procesos administrativos actuales están dando paso a un modelo de trabajo más sencillo y dinámico que mejora la eficiencia y reduce costes operativos: papel, archivo físico, de transporte… etc.

“Es necesario poner de acuerdo todos los intereses de los ciudadanos y las Administraciones, así como de empresas y empleados, y pasar a hacer tramitación electrónica ya que genera una consulta rápida y eficiente, además de un almacenamiento barato y eficaz que pone fin a esa imagen de algunos archivos repletos de carpetas en el suelo que todos tenemos en mente y que ponen de relieve el atraso que todavía existe en algunos sectores”, según Carlos Galán, doctor en Informática y abogado especialista en derecho de las TIC.

Para Galán, “en España se ha avanzado mucho en esta materia que antes era voluntaria, pero ahora es obligatoria en varias aplicaciones y esa obligatoriedad se irá extendiendo inexcusablemente hasta alcanzar a todas las relaciones tanto públicas como privadas gracias a la regulación europea, nacional, autonómica y local que ya se preocupan por este tema”.

Una asignatura pendiente para la pyme

El tratamiento digital de la información todavía no es una realidad en las pequeñas y medianas empresas españolas, tal y como ha declarado Daniel de la Sota, director de innovación y nuevas Tecnologías del CEIM (Confederación Empresarial de Madrid), en el evento.

Las TI favorecen la adquisición, el almacenamiento, la organización y la transmisión de la información de forma eficiente y transformándola en conocimiento, por lo que es necesario que las pymes vayan incorporándolas a sus procesos de negocio. De la Sota ha resumido brevemente las bondades que Internet aporta a estas pequeñas empresas españolas y que hay que saber transmitirles: “La Red es un gran soporte para la información, además de ser fácil de manejar y barata; favorece la gestión integrada de los procesos de la empresa; y permite obtener, gestionar y distribuir la información relevante y estratégica”.

Es cierto que la Administración Pública ha hecho parte de sus deberes para incorporarse e incorporar las TIC en su relación con los administrados, tal y como establece la Ley 11/2007, pero la pyme es todavía una asignatura pendiente por lo que hay que queda trabajo por hacer desde los organismos públicos y las asociaciones empresariales. También es necesario ofrecerles herramientas de fácil manejo y costes reducidos que les faciliten la integración.

La adopción de la factura electrónica es una de las primeras medidas que debería adoptar la empresa española ya que, a pesar de no existir cifras oficiales, se calcula que el número de empresas que hacen uso de ella sólo alcanza el 20 por ciento, a pesar de las múltiples ventajas que genera, como la reducción de costes generales, de almacenamiento y beneficios medioambientales.

Fuente: techweek