Solucionando obstáculos para los emprendedores

Hoy por hoy, abrir una empresa cuesta una media de 47 días y 10 procedimientos administrativos. España es el país de la OCDE en el que más se tarda en poner en marcha un negocio. Las organizaciones empresariales malagueñas refrendan que los trámites burocráticos siguen siendo una traba para los emprendedores.

En la CEM de Málaga hablan de la necesidad de emprender una «revolución administrativa» que elimine los obstáculos a los que se tienen que enfrentar los emprendedores.

La primera medida para facilitar los trámites es la llamada Ley ‘Ómnibus’, que ha abierto la puerta a la sustitución del farragoso trámite de la licencia de apertura por una declaración responsable. El Ayuntamiento de Málaga y otros municipios de la provincia han anunciado la aplicación de esta medida, que afectará a numerosas actividades de negocios que no tendrán que esperar al permiso municipal para empezar a operar. En la capital únicamente quedan excluidas aquellas actividades relacionadas con la hostelería, el deporte, el ocio y la cultura, además de aquellas industrias que tengan que cumplir una serie de requisitos medioambientales.