El IBAN será a partir de febrero el único código identificador bancario

A partir del 1 de febrero de 2014 todos los cobros y pagos que se realicen en España tendrán que efectuarse con el código IBAN y no con el Código de Cuenta Cliente tradicional.

A esta nueva normativa europea tienen que adaptarse las administraciones públicas, las empresas y los particulares. Pero para profundizar en este tema es necesario conocer el contexto en el que se encuentra: la SEPA.

SEPA, Zona Única de Pago en Euros, es la iniciativa que permite que particulares, empresas y otros agentes económicos realicen sus pagos en euros, tanto nacionales como internacionales, en las mismas condiciones básicas y con los mismos derechos y obligaciones, con independencia del lugar en que se encuentren.

Es decir, que los usuarios de transferencias bancarias, domiciliaciones y tarjetas de los países que se encuentran en la Zona Única -los 28 países miembros de la Unión Europea e Islandia, Liechtenstein, Mónaco, Noruega y Suiza- se rijan por los mismos estándares y norma.

SEPA

Así, en estos países los instrumentos de pago serán los mismos para que las mencionadas operaciones sean idénticas en todos ellos, en el camino de la homogeneización.

Y para que esto sea posible entra en juego el IBAN: el código que identifica una cuenta bancaria a nivel internacional y que será a partir de febrero el único identificador.

El código IBAN está formado por los dígitos por los que se reconoce al país (ES), los dígitos de control para verificar su validez, y por los 20 dígitos de la cuenta corriente actual.

Algunos de los beneficios que aporta son:

-Poder usar una única cuenta bancaria para operaciones en euros dentro de la zona SEPA.

-Que no existan barreras a la hora de ejecutar pagos transfronterizos. Se establece un único sistema de pago europeo, haciendo los pagos internacionales como si fuesen nacionales.

-Mayor eficiencia en los procesos por el uso de estándares comunes. Se simplifican y facilitan los pagos y cobros entre países, haciendo también las transmisiones más rápidas.

-Reducción de las posibilidades de transmitir de manera incorrecta los datos de la cuenta bancaria, por el tratamiento automático de las operaciones.

 

Con esta normativa se completa el proceso iniciado en 2002, con la entrada del Euro, que busca la existencia de un mercado único en la Unión Europea que armonice la manera de relacionarse económicamente.

Para conocer el código IBAN puede contactar con su entidad o hacer la conversión a través de la web de SEPA.