“La clave de la oratoria es transmitir emociones”

El miércoles tuvimos el placer de acudir al Taller de Oratoria para Emprendedores y Jóvenes Empresarios impartido por Alejandro Román, experto en Comunicación personal y Oratoria, que organizó la Asociación de Jóvenes Empresarios de Málaga (AJE) con la colaboración del Área de Juventud del Ayuntamiento de Málaga.

La jornada, que se celebró en el Museo del Patrimonio Municipal de Málaga (MUPAM) fue todo un éxito.

Los más de veinte asistentes pudimos aprender disfrutando sobre el porqué del miedo a hablar en público, los tipos de miedo, cómo estructurar un discurso, y cómo realizarlo de manera eficaz y transmitiendo emociones.

“Los pilares de la comunicación que marcan la diferencia son saludo, sonrisa y nombre”. Con esta afirmación Alejandro Román nos ponía en pie a todos para que nos presentásemos, de manera que la jornada fuese más cercana. Y así fue.

 

Taller de Oratoria para Emprendedores y Jóvenes Empresarios

 

MIEDO A HABLAR EN PÚBLICO

¿Por qué tenemos miedo a hablar en público? “El miedo a hablar en público es ansiedad ante un miedo social, qué piensa la gente de mí”, afirma Román.

Este miedo se manifiesta de manera diferente en cada uno, en diferente momento. Sin embargo, suele ser común que el momento álgido de esta ansiedad sea al comienzo de la intervención. Por ello, aconseja prepararse el inicio especialmente, de manera que nos aporte la confianza necesaria para continuar con el discurso.

Y al igual que recomienda este aspecto, aconseja conocer qué tipos de miedo existen para poder afrontarlos.

 

TIPOS DE MIEDOS

– Cognitivos. A quién no se le ha venido a la cabeza pensamientos negativos cuando tiene que exponer en público del tipo “no puedo quedar como que no soy profesional”, “voy a equivocarme o a quedarme en blanco”, “¿y si hay alguien que sabe más que yo del tema?”, “¿y si me preguntan algo que no sé responder?”, “¿y si no resulta interesante?”, “¿y si…?”. Muchas cuestiones con las que no nos hacemos ningún favor y a las que hay que hacer frente.

Para ello, Alejandro Román aconseja detectar qué nos preocupa, analizar las posibles situaciones que se puedan dar y a las que tememos y afrontarlas preparando soluciones, pero no sin antes preguntarnoss si son reales e importantes.

 

– Somáticos. Que levante la mano a quien no se le acelere la respiración, se le seque la boca, o le comiencen a sudar las manos.

La solución a estas manifestaciones físicas fruto de la ansiedad es, según Román, no prestarles atención ya que si se les da importancia aumentarán. “Si nos centramos en lo que estamos diciendo, pasarán. El cuerpo manifiesta aquello en lo que pensamos”.

 

Conductual. Al tener miedo a hablar en público optamos por algunas conductas  que lejos de ayudar empeoran la comunicación con el público y aquello que les transmitimos, haciendo de la intervención un acto no eficaz, aburrido, sin interés.

Sentarse, por ejemplo, detrás de una mesa, leer la exposición bien en un papel bien en soportes de ayuda como el Power Point, apagar la luz para no ser visto y dar la charla a oscuras, hacer chistes o bromas sin gracia, de mal gusto o sin relación con el tema…

Para evitar este tipo de conductas, Alejandro Román recomienda practicar la exposición y centrarse en el contenido de la misma y en la transmisión de la información.

 

Como el post se va haciendo un poco largo, terminaremos con las claves que destaca Román y que hay que tener en cuenta a la hora de exponer en público:

“Si disfrutas, disfrutarán. La emoción que transmitas es la que el público sentirá. La clave de la oratoria es transmitir emociones. De esta manera queda abierto el canal de la comunicación y el mensaje llega”.  

 

En el próximo post compartiremos el resto del taller. Mientras, aconsejamos a todo el mundo a que si tienen la oportunidad de acudir a alguna de sus jornadas o cursos, que lo hagan. No se arrepentirán ya que disfrutarán aprendiendo.

La imagen ha sido obtenida del perfil de Twitter de AJE Málaga @ajemalaga