Receta para hacer una página web profesional

En un mundo digital, cada vez son más las empresas que disponen de una página web en la que ofertar sus productos o servicios. Existen millones de páginas, todas muy diferentes entre sí, ya que cada una se ajusta a las necesidades de cada empresa. A pesar de ser tan diferentes, hay ciertos componentes que no pueden faltar en ninguna de ellas. Por ello, te vamos a explicar a continuación la receta infalible para tener una página web profesional.

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de crear nuestra página web es el dominio y el hosting.

El dominio es el nombre mediante el cual los usuarios identifican tu página web. Por ejemplo, en nuestro caso es www.solbyte.com. Lo recomendable es elegir un dominio breve, fácil de escribir y de memorizar. Si quieres profundizar un poco más sobre la importancia del dominio en tu página web, puedes leer nuestro artículo.

En segundo lugar, nos encontramos con el hosting. El hosting o alojamiento web es el servidor en el cual se almacena toda la información de tu página web. Existen muchos tipos de alojamiento por lo que te recomendamos que elijas aquel que se ajuste más a las necesidades de tu página.

El segundo punto a tener en cuenta es la seguridad y la privacidad de la misma. Tu web debe ser un lugar seguro tanto para ti, como para el usuario. Uno de los indicadores de seguridad es el protocolo seguro de transferencia de hipertexto, también conocido como HTTPS.

Otro factor a tener en cuenta dentro del ámbito de la privacidad es la política de Cookies. Las cookies son utilizadas por los servidores web para diferenciar y segmentar a los usuarios con la finalidad de personalizar su navegación.  El incumplimiento de la política de cookies puede acarrear sanciones económicas al propietario de la página web.

El tercer punto a tener en cuenta es el diseño de la web. Esta debe contener un diseño acorde a la imagen corporativa de la empresa, para que al usuario le sea más fácil identificarla con la marca. Al mismo tiempo es recomendable que tenga un diseño moderno, ya que transmite más confianza al que la visita y además puede influir positivamente en el tiempo que un usuario navega en nuestra web.

Ligado con el diseño, se encuentra la optimización de la web para los diferentes dispositivos. Hoy en día hay muchas maneras de acceder a una web: podemos hacerlo a través de un ordenador, una tablet, un teléfono móvil, una SmartTV… Cada dispositivo tiene diferentes dimensiones y por lo tanto, su visualización cambiará. Por ello hay que establecer un diseño responsive, que se adapte a todo tipo de dispositivo.

El último punto a tener en cuenta es el contenido. Nuestra web debe contener un contenido de calidad y que realmente ayude al usuario. Además este contenido nos ayudará a posicionar nuestra web gracias al SEO. El SEO o Search Engine Optimization es el posicionamiento en buscadores; el cual nos ayudará a que nuestra página web aparezca en las primeras páginas de Google, es decir, el SEO dará visibilidad a nuestra web.