Más formación: más implicación, más rendimiento

La formación de los usuarios es parte indisoluble de las soluciones informáticas que ofrece Solbyte.

Hoy en día las empresas exigen que su personal esté en constante evolución, que continuamente adquiera nuevos conocimientos para desarrollar de forma óptima y eficiente sus tareas laborales. Por ello, nuestros clientes nos solicitan cada vez más formación en sus oficinas, la mejor solución para que los empleados se impliquen y aprovechen totalmente el tiempo dedicado a su instrucción, saquen el mayor partido de sus conocimientos y optimicen toda la actividad que Solbyte proporciona mediante sus aplicaciones informáticas y software.

La formación de los usuarios es parte indisoluble de las soluciones informáticas que ofrece Solbyte, ya que tenemos la certeza de que una gran solución informática no sirve de nada si el equipo humano que va a usarla no está lo suficientemente preparado, ya que no obtendrá el resultado ni rendimiento esperado.

Sin embargo, todavía existen organizaciones, comercios y directivos que conservan el viejo paradigma de que la formación es un gasto y no un inversión para el negocio.

La formación debe tener un gran protagonismo en la empresa, ya que a través de ella se consigue tener al mejor personal, retenerlo y desarrollarlo y, de esta manera, también se agrega valor añadido al negocio y a la empresa.

La formación es una herramienta alineada a los objetivos estratégicos de la organización, comercio o empresa, y brinda soporte a las personas para que actualicen sus conocimientos sobre el producto o servicio en el que trabajan, así como de los tipos de públicos objetivos a los que se dirigen, de las distintas formas de negociación con los clientes / distribuidores / usuarios que existen, o cómo desarrollar habilidades de comunicación, entre otros cosas.

La formación es un proceso de aprendizaje especial basado en la posibilidad de guiar a los profesionales para que desempeñen su labor con eficiencia a través de la adquisición de conocimientos teóricos y prácticos que contribuyan a su desarrollo intelectual y a su trabajo. Es un proceso de aprendizaje de corto a medio plazo y ayuda a las personas a adquirir y a mejorar aquellas habilidades que se han definido como necesarias para mejorar su labor actual.

Es importante señalar que las acciones de formación no actúan sobre la organización y sus resultados directamente, sino a través de personas individuales. Son las personas las que, al experimentar este proceso de aprendizaje, adquieren conocimiento, habilidades o actitudes de las cuales se espera que, además de provocar cambios en ellas, produzcan cambios o mejoras en la empresa.

Fuente: derechos humanos