Solbyte imparte el curso “Conoce el mundo de las apps móviles” en el CEEI de Málaga BIC Euronova

Esta mañana nuestro compañero Alejandro Garrote, programador .NET de aplicaciones de escritorio, web, móviles y Android, ha impartido el curso “Conoce el mundo de las apps móviles” en BIC Euronova.

Este se enmarca en la “Agenda de la Innovación”, un programa formativo de conferencias, jornadas y seminarios gratuitos que organiza el CEEI de Málaga durante todo el año.

Toda aplicación móvil empieza con una pregunta: ¿Qué quiero hacer?”, afirmaba Alejandro Garrote para dar comienzo el curso. “La tecnología, el equipo técnico, el tiempo, todo es fruto de esta pregunta”.

De esta manera, Alejandro sostiene que al decidir comenzar con el proceso de desarrollo de una aplicación móvil hay que plantearse los objetivos que se pretende conseguir con ella, ya que en función de estos se desarrollará un tipo u otro de aplicación: nativa, híbrida o web.

Dentro de esta clasificación, unas y otras disfrutan de ventajas, pero también cuentan con inconvenientes que hay que tener en cuenta.

Conoce el mundo de las apps móviles Solbyte

En las aplicaciones nativas, las ventajas que destaca nuestro compañero principalmente son la total integración con el sistema operativo del teléfono,  y que la vida de la aplicación es “ilimitada”, gracias, entre otras, a la independencia de terceros. Sin embargo, el principal inconveniente es el coste económico.

En las aplicaciones híbridas, lo que suponía un inconveniente en las nativas, se convierte en este caso en una ventaja: el coste económico; y la falta de integración con el sistema operativo, la dependencia de plataformas de terceros y la vida del producto “limitada”, pasan a ser los inconvenientes de este tipo de aplicaciones móviles.

Y en el caso de las páginas web responsivas (aquellas que se adaptan al dispositivo móvil utilizado) las ventajas son el coste económico y la vida “ilimitada”; y los inconvenientes, la falta de integración con el sistema operativo y la dependencia del navegador utilizado por el usuario –aunque con HTML5 existe la posibilidad de navegar offline.

Así que, vistas las ventajas y los inconvenientes de las tres posibilidades, Alejandro Garrote preguntaba “¿Cuál elegir?”. La respuesta gira entorno a los recursos con los que se cuente, hablando de recursos humanos (personal cualificado), económicos y temporales.

Para finalizar nuestro compañero recordaba la pregunta clave que, según él, todo aquel que se plantea adentrarse en el mundillo de las aplicaciones móviles debe hacerse “para no equivocarnos a la hora de elegir la tecnología y evitar quedarnos cortos, o largos”: “¿A quién está dirigida la app, qué se quiere conseguir, cuál va a ser su ciclo de vida?