¿”Multirealidad” tecnológica?: Diferencias entre realidad virtual y realidad aumentada

¿Quién no se ha subido alguna vez a esa atracción de feria que era un simulador de una gigantesca montaña rusa o de un viaje por el espacio? ¿O quién no ha deseado colocar el móvil frente a un monumento para que este, a través de una app, lo reconociese y te informase sobre el mismo?

En ambos casos hablamos de dos realidades diferentes que ya es posible experimentar gracias al avance de la tecnología: la realidad virtual, en el primer caso, y la realidad aumentada, en el segundo. ¡Y cómo avanza la tecnología! Porque desde ese simulador de feria hasta hoy las oportunidades y las aplicaciones que han nacido en el ámbito de la realidad virtual son considerables. Y ese deseo de que el móvil te informe sobre un monumento con tan solo colocarlo frente a él ya puede satisfacerse. Ese y muchísimos más.

 

Gafas Oculus Rift

 

¿Pero en qué se diferencian la realidad virtual y la realidad aumentada?

Por un lado, la REALIDAD VIRTUAL es la inmersión de una persona en un entorno que no es real, sino recreado por ordenador; sin embargo, el usuario percibe y siente este entorno como real e incluso puede interactuar con los elementos que aparecen.  Es muy corriente relacionarlo con los videojuegos pero también puede aplicarse a otros ámbitos como la Medicina, la terapia de fobias (como el miedo a las alturas), la enseñanza, la formación para ciertas profesiones o disciplinas (piloto de aviones, por ejemplo) o para sacar más provecho a otras, como la Arquitectura o el Marketing.

Y por otro, la REALIDAD AUMENTADA es, como comentamos en el artículo “¿Qué es la realidad aumentada?”, una tecnología que combina elementos del mundo real y del mundo virtual mediante un proceso informático que sobrepone imágenes, vídeos e información de ambas realidades en tiempo real. El objetivo es mejorar nuestra percepción de la realidad, sin salir de ella (como se muestra en la imagen). 

 realidad aumentada

 

Por tanto, las dos grandes diferencias entre ambas son:

– En la realidad aumentada la persona “sigue estando” en el mundo real, no es sumergido en una realidad ficticia como ocurre en la realidad virtual.

– En la realidad aumentada el dispositivo que se utiliza para ver los elementos virtuales es normalmente un teléfono móvil (o unas gafas, como las archiconocidas Google Glass); en la virtual, para conseguir la inmersión, se utilizan desde solo gafas y cascos, a también vestimenta con sensores que permiten la interacción y otros equipos con los que el usuario pueda “navegar” por esa realidad que está viviendo.

 

Dado las infinitas oportunidades que permiten tanto la realidad aumentada como la realidad virtual, se está produciendo un auge del desarrollo de software, del desarrollo de apps móviles y del desarrollo de hardware, y no solo para el entretenimiento, sino también para otros usos de gran impacto social.

La imagen mostrada es de las gafas Oculus Rift, de la empresa Oculus VR, líder en tecnología de realidad virtual que fue comprada por Facebook el año pasado por 2.000 millones de dólares.