Modalidades de los cargos bancarios en SEPA: Core y B2B

Modalidades de cargos bancarios en SEPA

Hace unas semanas informábamos de que el IBAN sería a partir del próximo mes de febrero el único código identificador bancario.  En ese post explicábamos qué era la SEPA y con qué objetivo se establecía una herramienta de cobros y pagos homogénea a nivel europeo.

No es una novedad decir que con la nueva normativa, los datos de las cuentas corrientes de los clientes y proveedores deben migrar al código IBAN.

Ante esto puede surgir la siguiente duda: ¿La empresa debe avisarlos antes de realizar algún movimiento? Contestar a esta pregunta es el motivo del post.

Para realizar transferencias no es necesario que las entidades hagan una verificación adicional. Sin embargo, en el caso de los cargos bancarios hay que diferenciar entre las dos modalidades que existen: modalidad básica (Core) o modalidad B2B.

 

MODALIDAD BÁSICA (Core):

Es la versión que utilizan consumidores, empresas y autónomos.

Para las empresas: si tiene un cliente o proveedor “antiguo” que en el comienzo de la relación dio su consentimiento, no es necesario que ahora envíe una notificación para que autorice los cargos que se operen a partir de la entrada de la nueva norma.

Hay que tener en cuenta lo siguiente:

– El consumidor tiene un plazo máximo de 8 semanas para devolver recibos autorizados. Esto es posible si cuando se dio la autorización en esta no se especificaba el importe exacto o si el importe supera el que esperaba.

– El plazo máximo para solicitar la rectificación de operaciones que no han sido autorizadas o que son incorrectas es de 13 meses. Pero si la empresa tiene una copia del mandato, puede oponerse.

 

MODALIDAD B2B (Business to Business):

Es la versión que solo utilizan empresas y autónomos entre ellos, y además, de manera voluntaria.

Si la empresa opera mediante esta modalidad, debe recibir la autorización del deudor, por lo que .

En este caso, el plazo para tramitar la devolución de los adeudos es de 2 días hábiles.