5 etapas del proceso de desarrollo de software

¿Conoces el proceso de desarrollo de software en cascada? Te explicamos en qué consiste y cuáles son cada una de sus fases.

Cada día son más las empresas que se lanzan a la creación de un software, pero son muchas las ocasiones en las que el proyecto se queda en el camino.

¿Cuál es el motivo para que esto ocurra? En muchas ocasiones no seguimos un proceso estructurado y metodológico. Esto nos ayudará a conseguir un software que sirva como una solución específica, a la vez que ahorramos tiempo y dinero.

Si quieres descubrir este proceso de desarrollo de software del que estamos hablando, así como las 5 etapas diferentes que lo componen, ¡sigue leyendo hasta el final!

 

¿En qué consiste un proceso de desarrollo de software en cascada?

Vayamos directamente a la definición de este proceso en cascada. ¿Por qué lo llamamos así? Muy sencillo: porque este proceso de desarrollo de software se realiza de manera secuencial.

De esta forma, diferenciamos cinco etapas diferentes, creando un flujo de trabajo que cae en forma de “cascada”, de arriba hacia abajo, por las diferentes fases.

Es necesario finalizar cada etapa para comenzar con la siguiente. Así, antes de comenzar una fase nueva, se revisa la anterior, verificando que no hay ningún error y se puede continuar.

Con esto conseguimos llevar un mayor control, evitando llegar al final con una serie de errores de mayor tamaño y que supongan un mayor rediseño que pueda aumentar los costes.

 

Las 5 etapas del proceso de desarrollo de software

1. Análisis de los requisitos

Esta primera etapa es la esencial, pues establecerá las bases del software que comenzaremos a desarrollar.

Sin entrar en grandes aspectos técnicos, se especifican detalladamente en un documento los requisitos que marca el cliente que debe tener el resultado final. La empresa encargada de desarrollarlo también deberá ayudarle a tener una visión completa del software, así como aclararle algunas dudas o ideas que pueda tener el cliente y que puedan parecer en un principio incompletas.

En esta etapa, la comunicación entre la empresa y el cliente es esencial para cerrar las pautas que se deben cumplir y no dejar ningún cabo suelto. Igualmente, la creación de este documento puede ayudar a la empresa a establecer plazos de entrega o costes.

Es importante resaltar que para el correcto proceso de desarrollo de software, este documento debe estar cerrado, sin implementar nuevas pautas a mitad del proceso de desarrollo que puedan retrasar el trabajo.

2. Diseño del sistema

En esta siguiente fase debemos trazar una estructura interna del software. Para ello, descomponemos y organizamos el sistema en diferentes elementos que puedan elaborarse por separado.

Esto debe dar lugar a la creación de un SDD (Descripción del Diseño de Software). Se trata de un documento en el que se describe la estructura relacional global del sistema, así como una especificación de cuál es la función de cada una de sus partes o cómo combinan entre ellas.

3. Implementación

En la etapa de implementación del proceso de desarrollo de software, traducimos el diseño anterior al código. Se programan los requisitos que se han especificado anteriormente, realizando los algoritmos necesarios.

Esta es, por tanto, la primera etapa en la que comenzamos a obtener resultados “visibles”.

Esta fase del proceso se puede externalizar el servicio de desarrollo de software, y es importante contar con una empresa fiable en el desarrollo de la implementación.

4. Verificación

Su propio nombre define a la perfección esta fase. Consiste en comprobar que cada uno de los aspectos del software responde correctamente a las tareas que hemos especificado, cumpliendo así con los requisitos de la primera etapa.

También nos ayuda a obtener información, así como a encontrar defectos, refinar el código, constatar que no existen errores o si podemos aumentar la calidad del software.

5. Mantenimiento

Y llegamos a la última etapa del proceso de desarrollo de software. Una vez están listas cada una de las funcionalidades del producto y hemos comprobado que cada una funciona correctamente, instalamos la aplicación y verificamos que su funcionamiento sea correcto en el entorno en que va a ser utilizado.

Deben destinarse recursos para el mantenimiento una vez sea instalado por el usuario final. Podremos modificar, corregir errores o mejorar ciertos aspectos para que cumpla con todas las expectativas.

 

Conclusiones sobre el proceso de desarrollo de software

Estamos seguros de que conocer este proceso de desarrollo de software en cascada te ha servido de ayuda a la hora de organizar correctamente tu trabajo. Si crees que puede ayudar a más profesionales, ¡no dudes en compartirlo!

En Solbyte, como expertos en servicios informáticos, estamos capacitados para desarrollar cualquier tipo de software a medida que necesites en cada momento, ¡Contacta con nosotros!

Deja un comentario