Gestores e-commerce ¿Cuál es el tuyo?

A la pregunta “Quiero vender en Internet, ¿cómo lo hago?” hay una respuesta con decenas de posibilidades: Gestores e-commerce. Estas herramientas permiten, a grandes rasgos, crear y administrar una plataforma de venta online que facilite trasladar el proyecto de negocio a la Red. ¿Cuánto cuesta? Existen desde soluciones low cost, basadas en gestores de contenido gratuitos y de código abierto a los que se incorporan widgets o servicios de pago por uso, hasta soluciones a medida mucho más potentes. Cuantas más complejidades haya que incorporar a la herramienta (ERP, logística, envíos, países, etc.), más costes habrá que añadir al proyecto.

Dentro de los actuales gestores disponibles hay que tener en cuenta que algunos son exclusivos para el e-commerce, como los muy usados OsCommerce, Magento o PrestaShop, y otros son gestores de contenido ‘generales’ que pueden integrar tiendas virtuales, como Liferay, Virtuemart, iQueryMiniCart, Ubercart…

OsCommerce: Es el veterano por excelencia de los CMS para e-commerce, con el posible riesgo de haberse quedado obsoleto frente a otros más actuales, más flexibles y fáciles de actualizar. Aun así, tiene múltiples ventajas y es uno de los más utilizados. Lo mejor es que da mucha libertad al desarrollador, una vez que se completa el aprendizaje de su uso, que ofrece una comunidad inmensa con foros, información y más de 4.000 plugins.
Este gestor tiene dos partes principales: el catálogo de productos y el módulo de administración. Desde ambos se puede sacar partido a sus funcionalidades: el soporte para incluir múltiples idiomas además de inglés, alemán y español, un funcionamiento impecable en la gestión de ventas y clientes, una instalación muy cómoda, el imprescindible soporte para SSL, compatibilidad con gestores locales de productos, capacidad ilimitada de artículos y categorías, soporte para múltiples monedas, o copias de seguridad de las bases de datos. Una de sus particularidades son carritos de compra temporales (para usuarios aún no registrados) y permanentes (para usuarios registrados). Los carritos de compra temporales se integran en los permanentes en el mismo instante en el que el usuario se registra. También integra un sistema de búsqueda de productos por palabra clave o por fabricante y la posibilidad de elegir entre los diferentes métodos de envio (cada método tendrá un precio diferente de acuerdo al servicio), incluso un complemento de newsletter o suscripción para recibir información sobre determinados productos.

Magento: Este gestor está considerado la versión ‘robusta’ del OsCommerce, con más extensiones y módulos y, por lo tanto, muchas más funcionalidades. Sirve de plataforma para diseños y aplicaciones personalizadas, fáciles de desarrollar porque dispone de una estructura muy flexible. Así que está muy preparado para sacar provecho de Internet 2.0 con un buen aspecto de la tienda. Magento tiene dos versiones: “Comunity”, completamente gratuita y de código abierto, y la versión “Enterprise”, que corresponde a una versión de licencia comercial y por consiguiente de pago. Lo mejor: Amplias posibilidades de análisis de ventas y otros procesos del negocio online, herramientas de marketing como optimización en buscadores, y, entre otras, la asistencia al cliente en el proceso de venta.

PrestaShop: Muy similar a Magento pero su punto fuerte es la sencillez, agilidad y rapidez, se puede tener lista una tienda online en 15 minutos. Sus principales ventajas van desde la facilidad de uso y la rapidez en instalación hasta el bajo consumo de recursos y la buena optimización para buscadores. En comparación con los anteriores, su sistema de estadísticas puede resultar un poco pobre y el catálogo de compra no tan profesional como otros.

De todas formas, si ha llegado el momento de elegir un gestor e-commerce para montar tu negocio online, un profesional del desarrollo web puede tener una idea más clara del que mejor se adapte a las necesidades del proyecto y aportar ideas extras que lo enriquezcan.