Producto mínimo viable: qué es y cómo desarrollarlo

producto-minimo-viable

Producto mínimo viable: qué es y cómo desarrollarlo para que reduzcas los riesgos antes de lanzar tu producto al mercado.

Un error habitual cuando se comienza con un proyecto de negocio o se emprende es apostar por invertir una gran cantidad de dinero en el lanzamiento de un producto o servicio sin hacer testeos o probar el mercado; y, en ocasiones, este producto o servicio no tiene la buena acogida que se esperaba y/o no tiene buen final.

Para que esto no ocurra, lo recomendable es crear un producto mínimo viable (MVP) para ahorrar tiempo, dinero y esfuerzos. Contar con un producto mínimo viable en los primeros pasos del desarrollo de un negocio permite conocer las respuestas del mercado hacia tu producto y crecer en la dirección adecuada.

Hoy desde Solbyte queremos hablar sobre este tema tan importante que los empresarios y emprendedores que sueñan con empezar su negocio deben conocer para lograr el éxito. ¡Sigue leyendo!

¿Qué es el producto mínimo viable?

Es un prototipo del producto o servicio que se quiere lanzar al mercado y que cuenta con unas características mínimas que permiten presentarlo a los primeros clientes potenciales para satisfacer las necesidades de los mismos.

El producto mínimo viable ayuda a recoger información relevante sobre el grado de aceptación y la respuesta del mercado ante la idea de negocio que se quiere lanzar. Además, permite conocer cuáles son las funcionalidades que fallan y mejorar el producto o servicio lo antes posible para minimizar los riesgos antes de su lanzamiento.

Un error común es centrar todos los esfuerzos en presentar las funcionalidades del producto y servicio y dejar a un lado otros elementos importantes que no deben faltar a la hora de presentar un MVP. No se debe olvidar la fiabilidad, es decir, que los clientes confíen en la solución del producto; la usabilidad, que resulte útil para los consumidores; y el diseño, que cuente con un aspecto visual y de interacción que otorgue una buena experiencia al usuario.

Beneficios del producto mínimo viable

Las ventajas de tener un producto mínimo viable son:

  • Descubrir si el producto o servicio es relevante en el mercado y si existen clientes que estarían dispuestos a pagar por él.
  • Conocer las características o funcionalidades que no interesan a los consumidores, lo que ayuda a reducir costes de desarrollo al tener una idea sobre lo que no funciona.
  • Corregir errores y perfeccionar funcionalidades y diseño para centrar los esfuerzos en aquello que gusta y aporta un valor diferencial.
  • Minimizar la incertidumbre y el riesgo de fracaso, pues el producto que se lance al mercado va a tener mayores probabilidades de éxito.
  • Empezar a crear una base de clientes fieles.

Pasos para crear un producto mínimo viable

Estudiar el mercado

El primer paso y uno de los más importantes es conocer las necesidades del mercado y comprobar si el producto o servicio que se quiere lanzar realmente satisface las necesidades de los consumidores.

Pregúntate cuál es el problema que soluciona y por qué una persona lo compraría y, a su vez, analiza a la competencia para descubrir necesidades desatendidas o soluciones similares que consigan marcar la diferencia.

Crear el cliente objetivo

Define el perfil de la persona que estaría dispuesta a comprar el producto o servicio yendo más allá de sus características demográficas. Con este estudio podrás conocer las preferencias y los hábitos del consumidor, lo que te ayudará a crear un producto o servicio que cuente con características o funcionalidades que aprecien.

Elaborar el producto mínimo viable

Tras obtener los datos sobre el mercado, los competidores y los clientes objetivos ya podemos comenzar a definir las características del modelo inicial.

Empieza por categorizar en “imprescindibles”, “convenientes” e “innecesarias” toda la información que has recogido para crear un producto mínimo viable. Recuerda que debe contar con unos requisitos mínimos para que sea funcional, viable, fiable y con un diseño que garantice una experiencia de usuario de alta calidad.

Valorar los resultados

Tras el lanzamiento del producto mínimo viable debes estudiar la respuesta que ha tenido por parte de los consumidores.

Para ello debes buscar las valoraciones y opiniones de los primeros clientes para tener información sobre cuáles han sido las características que más les ha gustado y cuáles no funcionan para que puedas hacer las convenientes correcciones y mejoras antes de lanzar el producto o servicio definitivo.

Realiza entrevistas a clientes, encuestas, pruebas A/B para conocer todas estas cuestiones.

Como has visto, el producto mínimo viable es de gran ayuda para las empresas que quieren lanzar un producto o servicio, ya que les ayuda a conocer lo que necesitan los clientes potenciales y minimizar los riesgos tras las valoraciones tanto positivas como negativas de los mismos.

Ahora que tienes toda la información, solo queda que comiences a desarrollar tu MVP. ¡Adelante y suerte!

Categoría:

Empresa
Solicita información

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Rellena este campo
    Rellena este campo
    Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
    Tienes que aprobar los términos para continuar

    Menú